4 - Lanzamiento

¬óNo es tan sencillo. Mazer Rackham pudo manejar √©l solo su peque√Īa flota y vencer. Para cuando estalle esta guerra, ser√° demasiado grande., incluso para un genio. Demasiadas lanchas peque√Īas. Tiene que trabajar enestrecha colaboraci√≥nconsus subordinados.
¬óYa veo. Tiene que ser ungenioy, adem√°s, bondadoso.
—Bondadosono. Conbondadsóloconseguiremos que los insectores nos cojana todos.
¬ó¬ŅVa a aislarle, entonces?
—Para cuandolleguemos a la Escuela, ya le habré separadototalmente de los demás chicos.
¬óNo me cabe ninguna duda. Estar√© esper√°ndole cuando llegue aqu√≠. He visto los v√≠deos de lo que hizoal peque√ĪoStilson. No es una dulce criatura loque trae.
—Ahí es donde se equivoca. Es incluso demasiado dulce. Pero no se preocupe. Extirparemos
ese mal r√°pidamente,
¬óAlgunas veces piensoque disfruta destrozandoa esos peque√Īos genios.
¬óEs todo un arte, y en eso soy muy bueno. Pero ¬Ņdisfrutar? No lo s√©. Quiz√° cuando se
recomponendespués pieza a pieza yesoles hace mejores.
¬óEs unmonstruo.
¬óGracias. ¬ŅQuiere decir que puedocontar conunaumento?
—Sóloconuna medalla. El presupuestonoes inagotable.
Dicen que la ingravidez puede producir desorientaci√≥n, especialmente en los ni√Īos, cuyo sentido de la direcci√≥nno es todav√≠a muyseguro. Pero Ender estaba desorientado antes de abandonar la gravedadde la Tierra. Antes inclusodel lanzamientodel transbordador.
Hab√≠a otros diecinueve chicos ensulanzamiento. Desfilarondesde el autob√ļs hasta el ascensor. Hablaban y jugaban y alardeaban y re√≠an. Ender guardaba silencio. Advirti√≥ que Graff y los otros oficiales les miraban. ¬ęAnalizando. Todo lo que hacemos tiene alg√ļn significado ¬ópens√≥ Ender¬ó. Ellos re√≠r. Yonore√≠r.¬Ľ
Acarici√≥ la idea de intentar ser como los dem√°s chicos. Pero no se acordaba de ning√ļnchiste, y ninguno de los que contaban le hac√≠an gracia. De dondequiera que provinieran sus risas, Ender no consegu√≠a encontrar tal sitioensuinterior. Ten√≠a miedo, yel miedole pon√≠a serio.
Les hab√≠anvestido con un uniforme de una sola pieza; encontraba extra√Īo no llevar uncintur√≥n ce√Īido alrededor de la cintura. Vestido as√≠, se sent√≠a muy holgado y como desnudo. Hab√≠a c√°maras de televisi√≥n filmando, encaramadas como animales en los hombros de hombres que merodeaban agazapados. Los hombres se mov√≠anlentamente, felinamente, para que el movimiento de las c√°maras fuera suave. Ender se encontr√≥movi√©ndose lentamente tambi√©n.
Se imagin√≥ a s√≠ mismo enla televisi√≥n, enuna entrevista. El presentador le preguntaba: ¬ę¬ŅC√≥mo se siente, se√Īor Wiggin? Bastante bien, pero tengo hambre. ¬ŅHambre? Claro, no nos dejancomer las veinte horas anteriores al lanzamiento. ¬°Qu√© interesante!, no lo sab√≠a. La verdad es que todos tenemos mucha hambre.¬ĽYdurante toda la entrevista, Ender yel hombre de la tele se mover√≠ansigilosamente delante del c√°mara, conlargas y√°giles zancadas. Los chicos m√°s pr√≥ximos tambi√©nestabanri√©ndose en ese momento, por otra raz√≥n. ¬ęCreen que me r√≠o por su chiste ¬ópens√≥ Ender¬ó. Pero me r√≠o por algomuchom√°s divertido.¬Ľ
—Subid por la escalerilla uno por uno —dijo un oficial—. Cuando lleguéis a un pasillo con
asientos vacíos, ocupad uno. Nohayasientos conventanas.
Era unchiste. Los otros chicos se rieron.
Ender era casi el √ļltimo, pero no el √ļltimo. Aun as√≠, las c√°maras de televisi√≥n no se retiraron. ¬ŅMe ver√° Valentine desaparecer enel transbordador? Se le ocurri√≥ la idea de saludarla conla mano, correr hacia el c√°mara y decirle: ¬ę¬ŅPuedo despedirme de Valentine?¬Ľ No sab√≠a que si lo hac√≠a cortar√≠anesa escena de la cinta, pues se supon√≠a que los chicos que volabana la Escuela de Batalla eran h√©roes. Se supon√≠a que no echar√≠an de menos a nadie. Ender no sab√≠a nada sobre la censura, pero sab√≠a que correr hacia las c√°maras noera correcto.
Atraves√≥ el corto puente que llevaba a la puerta del transbordador. Advirti√≥ que la pared de su derecha estaba enmoquetada como si fuera un suelo. Ah√≠ es donde comenz√≥ la desorientaci√≥n. En el momento enque vio la pared como unsuelo, comenz√≥ a sentirse como si andar√° por una pared. Lleg√≥ a la escalerilla y advirti√≥ que la superficie vertical que hab√≠a detr√°s estaba enmoquetada tambi√©n. ¬ęEstoysubi√©ndome por el suelo.
Primero una manoydespu√©s la otra, primerounpie ydespu√©s el otro...¬Ľ
Y luego, para entretenerse, se puso a pensar que estaba bajando por la pared. Lo hizo mentalmente, auto convencido de ello aunque tenía en contra la evidencia de la gravedad. Se vio aferrándose firmemente al asiento, a pesar de que la fuerza de la gravedad tiraba de él hacia el asiento.
Los dem√°s chicos botaban en sus asientos, d√°ndose codazos y empujones, gritando. Ender encontr√≥ las correas, descubri√≥ c√≥mo se pon√≠an para que le sujetaran por la ingle, la cintura y los hombros. Se imagin√≥ la nave pendiendo boca abajo de la tierra, con los dedos de gigante de la gravedad sujet√°ndola firmemente ensusitio. ¬ęPero nos escabulliremos ¬ópens√≥¬ó. Nos vamos a caer de este planeta.¬Ľ
No se dio cuenta de su significado entonces. Más adelante, se acordaría sin embargo que había sido antes de dejar la Tierra cuando la vio por primera vez como un planeta más, como cualquier otro, noespecialmente el suyo.
—Oh, ya has descubiertocómose hace —dijoGraff. Estaba de pie enla escalerilla.
¬ó¬ŅViene connosotros? ¬ópregunt√≥Ender.
—No suelo bajar a reclutar chicos —dijo Graff—. Se puede decir que estoy al mando aquí. Administrador de la Escuela.Algo así como director. Me dijeronque tenía que volver o perdería mi empleo. —Se rió.
Ender le devolvió la sonrisa. Se sentía a gusto conGraff. Era una buena persona. Yademás era director de la Escuela de Batalla. Ender se relajóunpoco. Tendría unamigoallí.
Estaban poniendo el cinturón de segundad a los otros chicos, a los que no lo habían hecho ya como Ender. Luego esperaron una hora mientras una televisión les informaba sobre el vuelo de los transbordadores, la historia de los vuelos espaciales, y su posible futuro con las grandes naves espaciales de la F.I. Era todo muyaburrido. Ender ya había vistoesas películas.
Conla diferencia de que entonces no estaba atado conuncinturónde seguridad a unasiento de untransbordador. Colgando boca abajo del vientre de la Tierra.
El lanzamiento no fue malo. Nada aterrador. Unas cuantas sacudidas, unos momentos de pánico ante la posibilidad de que éste fuera el primer lanzamiento fallido en la historia del transbordador. Las películas no le habían transmitido con suficiente claridad la violencia que se podía sentir, tumbadode espaldas enunasiento mullido.
Al poco tiempo todo hab√≠a pasado, y ahora s√≠ pend√≠a de las correas, no hab√≠a gravedad por ning√ļnsitio.
Pero como ya se había reorientado, no se sorprendió cuando Graff subió por la escalerilla al revés, como si estuviera bajando a la proa del transbordador. Tampoco se alteró cuando Graff trabó un pie debajo de un escalón y dio un empujón con las manos, lo que le hizo columpiarse de repente hasta ponerse boca arriba, cornosi estuviera enunaviónnormal.
Las reorientaciones eran demasiado para algunos. Un chico hizo ademán de vomitar; Ender comprendió entonces por qué les habíanprohibido comer nada durante las veinte horas anteriores al vuelo. Vomitar engravedadceronodebía de ser nada divertido.
Pero, para Ender, el juego de la gravedad de Graff s√≠ era divertido. Y lo llev√≥ m√°s lejos; se imagin√≥ que enrealidad Graff estaba colgando boca abajo del pasillo central, yluego se lo imagin√≥ aferr√°ndose a una pared lateral. ¬ęLa gravedad puede tener cualquier direcci√≥n. La direcci√≥n que yo quiera. Puedohacer que Graffest√© apoyadode cabeza y√©l ni siquiera lo sabe.¬Ľ
¬ó¬ŅQu√© te divierte tanto, Wiggin?
La vozde Graff era dura yenojada. ¬ę¬ŅHe hecho algo malo? ¬ópens√≥ Ender¬ó. ¬ŅMe he re√≠do en vozalta?¬Ľ
—¡Le he hecho una pregunta, soldado!—bramóGraff.
Ya lo veo. Este es el principio de nuestra formación. Ender había visto enla televisiónalgunas
películas de militares, ysiempre gritabanmucho al principio del período de instrucción, antes de que
el soldadoyel oficial se hicieranbuenos amigos.
¬óS√≠, se√Īor ¬ódijo Ender.
—¡Respóndala entonces!
¬óLe he imaginadocolgandoboca abajode los pies. Me ha parecido divertido.
Sonaba est√ļpidoahora, conGraffmir√°ndole fr√≠amente.
¬óMe figuroque para ti es divertido. ¬ŅEs divertidopara alguienm√°s? Murmullos de no.
¬ó¬ŅPor qu√© no?
Graffles miraba condesdén.
¬óCerebros de mosquito, eso es lo que hayeneste lanzamiento. Peque√Īos subnormales cabezas
de chorlito. Sólo uno de vosotros ha tenido el cerebro suficiente para darse cuenta de que en
gravedadcerolas direcciones sonlas que cada unoquiera que sean. ¬ŅHas entendido, Shafts?
El chicoasintió conla cabeza.
¬óNo lo has entendido. Claro que no. No s√≥lo eres est√ļpido, adem√°s eres mentiroso. En este lanzamiento s√≥lo hay un chico con cerebro, y √©se es Ender Wiggin. Miradle bien, muchachitos. Ser√° comandante cuando vosotros est√©is todav√≠a enpa√Īales ah√≠ arriba. Porque √©l sabe pensar engravedad cero, yvosotros s√≥lopens√°is endevolver.
Ese no era el rumbo que se suponía que iba a tomar el asunto. Se suponía que Graff iba a meterse con él, no destacarle como el mejor. Se suponía que al principio iban a estar uno contra el otro yque más adelante se haríanamigos.
—La mayoría de vosotros vais a fallar. Id haciéndoos a la idea, muchachitos. La mayoría vais a acabar en la Escuela de Combate, porque no tenéis el cerebro suficiente para pilotar una astronave. La mayoría no valéis lo que cuesta traeros a la Escuela de Batalla, porque no tenéis lo que hay que tener. Algunos podéis conseguirlo. Algunos podéis servir de algo a la humanidad. Pero yo no apostaría nada. Sóloapostaría por uno.
De repente, Graffdio unbrinco hacia atrás yagarró la escalerilla conlas manos, yluego volteó los pies separándolos de la escalerilla. Hacía el pino si el suelo estaba debajo, pero pendía de las manos si el suelo estaba encima. Poniendo una mano después de otra, retrocedió balanceándose a lo largodel pasillohasta llegar a suasiento.
—Parece que te lo has montado bien—susurró el chico que estaba a sulado. Ender negó conla
cabeza.
¬ó¬ŅNo te dignas hablar conmigo? ¬ódijo el chico.
—No le he pedidoque diga esas tonterías —susurróEnder.
Sinti√≥ un dolor punzante en la cabeza. Luego otra vez. Unas risitas detr√°s de √©l. El chico del asiento de atr√°s se debe haber soltado las correas. Otro golpe enla cabeza. ¬ęD√©jame enpaz ¬ópens√≥ Ender¬ó. Note he hechonada.¬Ľ
Otro golpe en la cabeza. Risas de los chicos. ¬ŅNo lo ha visto Graff? ¬ŅNo va a hacer nada para evitarlo? Otro golpe. M√°s fuerte. Dol√≠a mucho. ¬ŅD√≥nde est√° Graff?
Entonces lo vio claro. Graff lo había hecho deliberadamente. Era peor que los abusos de las películas. Cuando el sargento se metía contigo, los demás te querían más. Pero cuando el oficial te prefería, los otros te odiaban.
¬óEh, comemierda ¬ódijo el susurro por detr√°s de √©l. Recibi√≥ otro golpe en la cabeza¬ó. ¬ŅTe gusta esto? Eh, supercerebro, ¬Ņte divierte? ¬óOtro golpe, esta vez tan fuerte que se le escap√≥ un peque√Īogritode dolor.
Si Graffle estaba haciendo destacar no pod√≠a esperar ayuda de nadie, s√≥lo de s√≠ mismo. Esper√≥ hasta que calcul√≥ que estaba a punto de llegar otro golpe. ¬ę¬°Ahora!¬Ľ, pens√≥. Y, efectivamente, ah√≠ estaba el golpe. Dol√≠a, pero Ender ya estaba intentando presentir la llegada del siguiente golpe. ¬ę¬°Ahora!¬Ľ. Y, efectivamente, enel momento justo. ¬ęTe he cogido¬Ľ, pens√≥ Ender.
Justo cuando estaba en camino el siguiente golpe, Ender se irgui√≥ ayud√°ndose con las dos manos, aferr√≥ al chico por la mu√Īeca yluegotir√≥ del brazo, confuerza.
En gravedad normal, los dos hubieran chocado contra el respaldo del asiento de Ender, golpe√°ndose el pecho. Engravedad cero, sinembargo, el otro chico sali√≥ despedido por encima del asiento, hacia el techo. Ender no se lo esperaba. No se hab√≠a dado cuenta de que la gravedad cero magnifica incluso la fuerza de unni√Īo. El chico naveg√≥ a la deriva por el aire, rebot√≥ contra el techo, luego sali√≥ despedido contra otro chico que estaba sentado ydespu√©s fue a parar al pasillo, agitando siempre los brazos, hasta que dioungrito cuandosucuerpochoc√≥violentamente contra el tabique del frente del compartimiento, conel brazoizquierdoretorcido bajo sucuerpo.
Todo esto duró sólo unos segundos. Graff ya estaba allí, aferrando el cuerpo a la deriva. Con
destreza, le propulsópor la parte inferior del pasillohacia el otrohombre.
¬óBrazoizquierdo. Roto, creo ¬ódijo.
Un momento después, le habían dado un calmante y el muchacho reposaba tranquilamente en el
vacío mientras el oficial inflaba una tablilla alrededor de subrazo.
Ender se sinti√≥ mal. S√≥lo hab√≠a querido agarrar el brazo del chico. No. No, hab√≠a querido hacerle da√Īo, y hab√≠a tirado con todas sus fuerzas. No hab√≠a pensado que la cosa iba a ser tan p√ļblica, pero ese chico estaba sintiendo ahora el mismo dolor que hab√≠a querido que sintiera √©l. La gravedadcero le hab√≠a traicionado, esoera todo. ¬ęSoyPeter. Soyexactamente igual que √©l.¬ĽYEnder se odi√≥.
Graff estaba de pie en el frente de la cabina. ¬ó¬ŅC√≥mo pod√©is ser tan torpes? ¬ŅNo cabe en vuestras cabecitas de subnormales una cosa tansencilla? Se os ha tra√≠do aqu√≠ para ser soldados. En vuestras anteriores escuelas, envuestras anteriores familias, quiz√° fuerais los primeros, quiz√° fuerais los duros, quiz√° fuerais los listos. Pero nosotros elegimos lo mejor de lo mejor, y √©sa es la √ļnica clase de chicos que vais a encontrar ahora. Ycuando os digo que Ender Wiggin es el mejor de este lanzamiento, aprovechad el consejo, cabezas de chorlito. No os met√°is con √©l. No ser√≠a el primero que muere enla Escuela de Batalla. ¬ŅHe sidosuficientemente claro?
El resto del lanzamiento se hizo ensilencio. El chico que estaba sentado al lado de Ender tuvo muchocuidadode notocarle.
¬ęNo soy un asesino ¬óse dijo Ender en voz baja una y otra vez¬ó. Diga lo que diga, no soy un asesino. No lo soy. Ten√≠a que defenderme. Le aguant√© mucho tiempo. Tuve paciencia. No soylo que ha dicho.¬Ľ
Una vozles dijo por el altavozque estabanacerc√°ndose a la escuela; tardaronveinte minutos en decelerar yatracar. Ender se rezag√≥ unpoco. No les import√≥ permitirle ser el √ļltimo enabandonar el transbordador, subiendo en la direcci√≥n en que hab√≠an bajado cuando se embarcaron. Graff estaba esperando al final del estrecho tubo que conduc√≠a desde el transbordador hasta el coraz√≥n de la Escuela de Batalla.
¬ó¬ŅHas tenidobuenvuelo, Ender? ¬óle pregunt√≥Graffde buenhumor.
—Creía que era mi amigo. —Apesar suyo, le temblaba la voz.
Graffparecía perplejo.
¬ó¬ŅQue te ha hechopensar eso, Ender?
—Porque... Porque me hablaba conmucha amabilidad, yparecía sincero. Nomentía.
¬óNo mentir√© ahora tampoco ¬ódijo Graff¬ó. Mi trabajo no es ser vuestro amigo. Mi trabajo es fabricar los mejores soldados del mundo. De toda la historia del mundo. Necesitamos un Napole√≥n, UnAlejandro. Conla salvedad de que Napole√≥nperdi√≥ al final, yqueAlejandro brill√≥ fugazmente y muri√≥ joven. Necesitamos un Julio C√©sar, con la salvedad de que se hizo dictador y muri√≥ por eso. Mi trabajo consiste en fabricar esa criatura, y todos los hombres y mujeres que necesitar√° para ayudarle. Nada de ello implica que tenga que ser amigode los ni√Īos.
¬óHa hechoque me odien.
¬ó¬ŅAh, s√≠? ¬ŅQu√© vas a hacer entonces? ¬ŅEsconderte enunrinc√≥n? ¬ŅPonerte a besar sus traseros para que te vuelvana querer? S√≥lo hayuna cosa que har√° que dejende odiarte.Yesa cosa es ser tan bueno en todo lo que hagas que no puedan ignorarte. Les he dicho que eres el mejor. ¬°Mejor que lo seas!
¬ó¬ŅYsi nopuedo?
¬óMala cosa entonces. Mira, Ender, siento que est√©s solo y asustado. Pero los insectores est√°n ah√≠ fuera. Diez billones, cien billones, un mill√≥n de billones, por lo que sabemos. Con otras tantas naves, por lo que sabemos. Con armas que no conocemos. Y con ganas de usar esas armas para barrernos. Noest√° enjuegoel mundo, Ender. S√≥lonosotros. S√≥lola raza humana. Enloque se refiere al resto de la Tierra, si somos barridos habr√≠a un reajuste y se acomodar√≠a al siguiente paso de la evoluci√≥n. Pero la humanidad no quiere morir. Como especie, hemos evolucionado para sobrevivir. Y lo hacemos esforz√°ndonos, afan√°ndonos, y, al cabo de unas cuantas generaciones, trayendo al mundo un genio. El que invent√≥ la rueda. Y la luz. Y el vuelo. El que construy√≥ una ciudad, una naci√≥n, unimperio. ¬ŅEntiendes algode lo que te digo?
Ender pensaba que sí, pero no estaba seguro, ypor esonodijo nada.
—No. Claro que no. Te lo diré llanamente. Los seres humanos son libres, excepto cuando la humanidad los necesita.Alo mejor la humanidad te necesita. Para hacer algo. Creo que la humanidad me necesita a mí para averiguar para qué sirves. Los dos podemos hacer cosas despreciables, Ender; perosi la humanidadsobrevive, habremos sido buenos instrumentos.
¬ó¬ŅNada m√°s? ¬ŅS√≥loinstrumentos?
¬óLos seres humanos sontodos instrumentos, que los dem√°s usanpara que podamos sobrevivir todos.
¬óEso es mentira.
¬óNo. Es simplemente una verdad a medias. Te puedes preocupar de la otra mitad una vez que
hayamos ganadoesta guerra.
¬óHabr√° terminadoantes de que haya crecido¬ódijoEnder.
¬óEspero que te equivoques ¬ódijo Graff¬ó. Por cieno, no te ayuda nada hablar conmigo. Los
dem√°s chicos estar√°ncomentando que el tal Ender Wigginest√° haciendo la pelota a Graff. Si llega a
correr la vozde que eres el pelota de los profesores, est√°s frito.
¬ęEnotras palabras, vete yd√©jame enpaz¬Ľ, pens√≥Ender.
—¡Adiós! —dijo Ender. Se remolcó conlas dos manos a lo largo del tubo por donde se habían
ido los dem√°s chicos. Graffle observaba.
¬ó¬ŅEs √©se? ¬óle dijouno de los profesores que hab√≠a a sulado.
¬óDios sabe ¬ódijoGraff¬ó. Si no es Ender, mejor que aparezca pronto.
¬óQuiz√° no sea nadie ¬ódijo el profesor.
—Quizá. Pero en ese caso, Anderson, en mi opinión Dios es un insector. Puedes repetirlo por
ahí si quieres.
—Loharé.
Permanecieronensilenciounbuenrato.
¬óAnderson.
¬ó¬ŅS√≠?
¬óEl chico est√° equivocado. Soysuamigo.
—Ya losé.
—Es bondadoso. Es limpio de corazón.
—He leídolos informes. —Anderson, piensa enloque le vamos a hacer.
Andersonfue terminante:
¬óLe vamos a convertir enel mejor comandante militar de la historia.
—Y después vamos a cargar el destino del mundo sobre sus hombros. Por su propio bien,
esperoque no sea él. De verdad.
¬ó¬°Animo!Los insectores puedenmatarnos a todos antes de que se grad√ļe. Graffsonri√≥.
—Tienes razón. Ahora me sientomejor.